El miedo, la prudencia y la coherencia

 

No sé si el razonamiento que me ha devuelto de nuevo la ilusión por escribir, y por querer compartirlo tiene algún sentido, pero me apetece contarlo.

Sobre las 15h. de esta tarde de domingo recibí la primera llamada de alerta. Yo estaba trabajando en mi tienda del Barrio de las Letras de Madrid, que abro de 12 a 19h. cada domingo.

– ¿Oye tienes mucha gente en la tienda?  Sigue leyendo